Las excelencias gloriosas y la belleza de Dios será para siempre lo que ocupará la mente de los santos, y el amor de Dios será su eterno banquete –Johnathan Edwards-.