Una reflexión sin desperdicio…

Por Brad Pitt Mi esposa se enfermó. Ella estaba constantemente nerviosa, debido a problemas en el trabajo, la vida personal, sus fracasos y sus hijos. Perdió 30 libras y pesaba cerca de 90 libras. Ella se puso muy delgada y estaba constantemente llorando.