Desdén

¿A qué se parece un corazón enamorado y roto? A un estómago indigestado de mariposas que se congelaron. Y cada vez, al finalizar el día, sin faltar ninguno de ellos, tu patético desdén me quebranta la existencia. Creo que las personas tienen el grado de influencia que nosotros mismos les permitimos que ejerzan sobre nuestra…

Olas

  Dicen que cuando hay luna llena las olas del mar se alborotan, volátiles, impetuosas, rompiendo el viento y llevándose por delante la quietud de la oscuridad. Pues no es casualidad que yo misma me convierta en una ola, mayormente cuando tengo la costumbre de las mujeres o cuando la gripe me inunda la cabeza,…

Puntas al aire

Y como de casualidad, lanzo puntas al aire, sabiendo que miras para arriba y estás a la intemperie; como esperando que estas vuelen y te alcancen, como queriendo que sepas que no es posible que andes por ahí, campante y con las últimas páginas de mi libro arrugadas en tu equipaje.

La culpa es de uno – Mario Benedetti

Quizá fue una hecatombe de esperanzas un derrumbe de algún modo previsto ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido todas mis intuiciones se asomaron para verme sufrir y por cierto me vieron hasta aquí había hecho y rehecho mis trayectos contigo hasta aquí había apostado a inventar la verdad pero vos encontraste la manera…

Para olvidadizos

Por Virginia Larrazábal Olvidar no es para olvidadizos, pues son ellos quienes a veces olvidan que han quedado en el olvido. Sin embargo, el olvido es un lugar imaginario, como un terrorífico oasis que aparece de repente y te miente diciendo que ahí te echó el monstruo de los capítulos inconclusos.

Otra noche sin poder dormir…

Por Virginia Larrazábal Cuantas veces he pensado escribir un pomposo poema a lo Cortázar o a lo Galeano, pues dicen que los poetas se hacen a partir de las experiencias que les agrietan el corazón

Quiero regresar

Por Virginia Larrazábal Quiero regresar… Adonde nace el sol, cuando todo era nuevo, Cuando lo único que conocía era su resplandor, y no esperaba más, porque no conocía más… y su brillo bastaba.

Búscame

Búscame cuando te apetezca, cuando notes que me echas de menos, cuando te mueras de ganas de tenerme, cuando no tengas a nadie que te diga que te quiere,

Corazones en la arena

Por Virginia Larrazábal      Infinitas, a veces apacibles y otras con violenta fuerza, son las olas de la playa que mojan mis pies, mientras que entre los dedos se me cuelan millones de granos de arena.

¿Y si lo extraño?

Por Walter Riso Vas a romper tu relación porque no te conviene, no porque lo dejaste de querer. Duele, pero no mata. Al cabo de un tiempo, el corazón se estabiliza. Hasta las relaciones afectivas más terribles tienen “algo” bueno, así que es normal extrañar alguna cosa de la relación. Sin embargo, es más importante…