Una casa con gatitos

Por Virginia Larrazábal   “Dibújame un cordero”, dijo el Principito al aviador, y yo le dije a un soñador: dibújame en tu corazón. Recordar en griego significa por allí pasar, pero a él no le bastó eso y me dijo “te haré una casita en él, con gatitos y demás…”.   Parece cosa de locos,…

Aunque aún no te conozco…

  Por Virginia Larrazábal Cuantas veces te he anhelado, cuantos rostros te he colocado. Una vez más escribo, con la cabeza llena de ti y la esperanza encendida de que no muy lejos, algún día, conoceré quien eres y dejarás de ser en mi mente un corazón sin nombre, unas manos sin textura y un…

Tus ojos, mi amado

Por Virginia Larrazábal Tu pureza es el manantial que me empapa, la lupa que me examina, la luz que me descubre; dos llamas de fuego ardiente que me consumen.

Con amor entrañable, para mi Ishi

Esta noche simplemente tengo ganas de escribirte. Sé muy bien que conoces todas mis palabras, incluso antes de que ellas estén en mi lengua…o en el veloz tecleo de mis dedos, y aún así, también sé que me esperas.

“Allúdame, por fabor”

Por Virginia Larrazábal   Hoy día con tanto avance tecnológico, redes sociales y aplicaciones se puede uno dar cuenta fácilmente de que la gente escribe como piensa y, en muuuchos casos, la situación es grave (jajajá)…el desinterés por la lectura se traduce en falta de cultura y, por consiguiente, poco o nada de preocupación por…

No te tomes el día libre

Años atrás, existía un cantante muy reconocido, que pensaba que podía cambiar al mundo con su música, introduciendo en su letra los conceptos de amor y paz, pero justamente dos días antes de subir al escenario, lo buscaron unos hombres armados y le dieron dos disparos en su pierna para amedrentarlo y que él nunca…

Venezuela, ¿Ya despertaste?

Las crisis han representado a lo largo de la historia, desde los tiempos bíblicos, la oportunidad de Dios para glorificarse. Leía el libro de Ezequiel y me dí cuenta de que, después de incontables intentos de Dios para llamar la atención de su pueblo al cual amaba, para que se volvieran a Él y se…

Para olvidadizos

Por Virginia Larrazábal Olvidar no es para olvidadizos, pues son ellos quienes a veces olvidan que han quedado en el olvido. Sin embargo, el olvido es un lugar imaginario, como un terrorífico oasis que aparece de repente y te miente diciendo que ahí te echó el monstruo de los capítulos inconclusos.

No hay distancia

Por Virginia Larrazábal   En mi vida he experimentado la amargura de la distancia, el peso de los klómetros, el desespero de la separación. Entre tú y yo ya no hay espacio vacío, no existe más el sesgo…tú, tú nunca te irás de mi lado.