Haciendo buenas obras en medio del peligro

el

El coronavirus es un llamado de Dios a Su pueblo para que se despojen de la autocompasión y el temor, y en cambio se vistan de gozo y valentía para hacer las buenas obras de amor que glorifican a Dios.

Las buenas obras en sí mismas no son lo que hace que el cristianismo sea atractivo. Son las buenas obras a pesar del peligro. Muchos inconversos hacen buenas obras, pero la gente no suele darle la gloria a Dios por esas obras.

“Dichosos serán ustedes cuando por Mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo” (Mt 5:11- 12).

Y luego, sin hacer ninguna pausa, dice: “Ustedes son la sal de la tierra… Ustedes son la luz del mundo” (Mt 5:13-16).

Sí, el peligro en Mateo 5 era la persecución, no la enfermedad, pero aplica el mismo principio. Las obras de amor en medio del peligro, ya sea por una enfermedad o por la persecución, apuntan más claramente al hecho de que la esperanza en Dios es la que nos capacita para esas obras.

La esperanza en Dios que va más allá de la muerte:

“Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los inválidos, a los cojos y a los ciegos. Entonces serás dichoso, pues aunque ellos no tienen con qué recompensarte, serás recompensado en la resurrección de los justos” (Lc 14:13-14).

El Apóstol Pedro instó a que no permitan que la posibilidad o la realidad del sufrimiento les impida hacer buenas obras.

Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación (1P 2:12).

CRISTO MURIÓ PARA PREPARAR BUENAS OBRAS EN LAS QUE ANDEMOS, AÚN EN MEDIO DEL PELIGRO

“[Cristo] mismo, en Su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados, para que muramos al pecado y vivamos para la justicia” (1P 2:24).

Gracias a Cristo, los cristianos mueren al pecado y se dedican a hacer buenas obras de justicia. Además, estas buenas obras están dirigidas tanto a los cristianos como a los incrédulos.

“Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe” (Gá 6:10).

“Asegúrense de que nadie pague mal por mal; más bien, es- fuércense siempre por hacer el bien, no solo entre ustedes, sino a todos” (1Ts 5:15).

PARA LA GLORIA DE CRISTO

La meta principal de Dios para Su pueblo es que glorifiquemos Su grandeza y exaltemos el valor de Su Hijo, Jesucristo.

“Ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (1Co 10:31).

Por lo tanto, uno de los propósitos de Dios con el coronavirus es que Su pueblo se despoje de la autocompasión y el temor, y se dedique a hacer buenas obras en medio del peligro. Los cristianos deben enfocarse en las necesidades de otros, no en su propia comodidad. Deben enfocarse en el amor, no en su propia seguridad. Así es nuestro Salvador. Para eso murió.

2343.jpg

EL EJEMPLO DE LA IGLESIA PRIMITIVA

En los años 165 y 251 d. C., cayeron dos grandes plagas sobre el Imperio Romano.

La misericordia era vista como un defecto de carácter y la compasión como una emoción patológica; debido a que la misericordia implica dar una ayuda inmerecida, decían que era contraria a la justicia.

Por esto, mientras que un tercio del imperio moría a causa de la plaga, los médicos huían a sus casas de campo. Los que tenían síntomas eran expulsados de las casas. Los sacerdotes abandonaban los templos. Pero los cristianos afirmaron tener respuestas y, sobre todo, realizaron acciones apropiadas.

Las respuestas incluían el perdón de pecados por medio de Cristo y la esperanza de la vida eterna después de la muerte. Este era un mensaje precioso en una temporada de desamparo médico y total desesperanza.

En cuanto a las acciones, hubo grandes cantidades de cristianos que cuidaban a los enfermos y moribundos. Hacia el fin de la segunda plaga, el obispo Dionisio de Alejandría escribió una carta elogiando a los miembros de su iglesia:

La mayoría de nuestros hermanos mostraron amor y lealtad sin límites. Nunca escatimaron esfuerzos y solo pensaban en los demás. Ignorando el peligro, se encargaron de los enfermos, suplieron sus necesidades, les ministraron en Cristo y, junto con ellos, dejaron esta vida serena y alegremente.

ALIVIANDO EL SUFRIMIENTO ENVIADO POR DIOS

Ver el coronavirus como un acto de Dios no contradice el llamado a los cristianos a asumir riesgos para aliviar el sufrimiento que produce esta enfermedad.

Desde que Dios sometió al mundo al pecado y a la miseria en la Caída, Él ordenó a Su pueblo que saliera a rescatar a los que perecen, a pesar de que es Él mismo quien juzgará a los que perecerán. El mismo Dios vino al mundo en Jesucristo para rescatar a las personas de Su propio juicio justo (Ro 5:9). Ese es el significado de la cruz de Cristo.

Por lo tanto, las buenas obras del pueblo de Dios incluyen las oraciones por la sanación de los enfermos y para que Dios refrene Su mano, elimine la pandemia y provea una cura. Oramos por el coronavirus y trabajamos para aliviar el sufrimiento que produce.

Si confiamos en Su Palabra y la obedecemos, Él hará que Su soberanía y nuestro servicio cumplan Sus propósitos buenos y sabios.


Este es un resumen del 10mo capítulo del libro, sobre los “seis caminos” o razones por las que Dios ha enviado el coronavirus al mundo; lo que está haciendo a la luz de las Escrituras.

Originalmente en inglés, “Coronavirus and Christ”, recientemente lanzado por el Pastor John Piper, para descarga gratuita en el sitio web de su ministerio, www.desiringgod.com

Continúan en el siguiente post los capítulos posteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s