Realineándonos con el infinito valor de Cristo

el

El coronavirus es un llamado estruendoso para que todos nos arrepintamos y realineemos nuestras vidas con el infinito valor de Cristo.

El coronavirus es una de miles de formas en las que Dios nos llama al arrepentimiento. De hecho, todos los desastres naturales —ya sean inundaciones, hambrunas, langostas, tsunamis o enfermedades— son llamados dolorosos y clementes de Dios a que nos arrepintamos.

Esto lo vemos en la forma en que Jesús responde al desastre en Lucas 13:1-5:

En aquella ocasión algunos que habían llegado le contaron a Jesús cómo Pilato había dado muerte a unos galileos cuando ellos ofrecían sus sacrificios. Jesús les respondió: “¿Piensan ustedes que esos galileos, por haber sufrido así, eran más pecadores que todos los demás? ¡Les digo que no! De la misma manera, todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan. ¿O piensan que aquellos dieciocho que fueron aplastados por la torre de Siloé eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? ¡Les digo que no! De la misma manera, todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan”.

Pilato había asesinado a personas que estaban adorando en el templo. La torre de Siloé había colapsado y murieron dieciocho personas que estaban en los alrededores. Un desastre fue fruto de la maldad humana. El otro, aparentemente, fue un accidente.

EL SIGNIFICADO DE LA CALAMIDAD PARA TI

En otras palabras, las multitudes le estaban preguntando a Jesús: “¿Qué significa esto? ¿Fue un juicio específico de Dios por pecados específicos?”. Pero la respuesta de Jesús es asombrosa. El significado que Él le atribuye a estos desastres tiene que ver con todas las personas, no solo con los que murieron. En ambos casos, básicamente les dice: “No, ni los que fueron asesinados por Pilato ni los que murieron cuando se cayó la torre eran más pecadores que ustedes”.

¿Ustedes? ¿Por qué saca a relucir el pecado de ellos? No le estaban pidiendo que opinara sobre sus pecados. Más bien, sentían curiosidad por los pecados de otros. Querían sabe lo que significaban los desastres para las víctimas, no para el resto de nosotros.

Eso es lo que hace que la respuesta de Jesús sea asombrosa. En esencia, dijo que estos desastres tienen un significado para todos. Y el mensaje es: “Arrepiéntanse, o perecerán”. Lo dice dos veces: “todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan” (Lc 13:3); “todos ustedes perecerán, a menos que se arrepientan” (Lc 13:5).

UN LLAMADO MISERICORDIOSO MIENTRAS AÚN HAY TIEMPO

¿Qué estaba haciendo Jesús? Estaba redirigiendo el asombro que los llevó a hacerle estas preguntas está en el lugar equivocado.

Les sorprendía el hecho de que las personas fueran asesinadas tan cruelmente y aplastadas de una manera tan absurda. Pero Jesús dice: “Lo que debería sorprenderles es que los asesinados y aplastados no hayan sido ustedes. De hecho, si no se arrepienten, ustedes mismos sufrirán un juicio como ese algún día”.

Partiendo de este texto, mi deducción es que Dios quiere comunicar un mensaje misericordioso en todos estos desastres. El mensaje es que todos somos pecadores y que vamos rumbo a la destrucción. Los desastres son llamados de misericordia de parte de Dios para que nos arrepintamos y seamos salvos mientras aún hay tiempo.

Jesús cambió el enfoque de los muertos a los vivos, y básicamente dijo: “No hablemos de los muertos; hablemos de ustedes. Esto es más urgente. Lo que les sucedió a ellos tiene que ver con ustedes. Su mayor problema no son los pecados de ellos sino sus propios pecados”. Pienso que ese es el mensaje de Dios para el mundo en esta crisis del coronavirus. Él está llamando al mundo al arrepentimiento antes de que se acabe el tiempo.

¿QUÉ ES EL ARREPENTIMIENTO?

La palabra en el Nuevo Testamento implica un cambio de corazón y de pensamiento. No es un cambio superficial de opinión, sino una transformación profunda para que veamos y valoremos a Dios y a Jesús como lo que son en realidad. Jesús describió este cambio de la siguiente manera:

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente (Mt 22:37).

El que quiere a su padre o a su madre más que a Mí no es digno de Mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a Mí no es digno de Mí (Mt 10:37).

En otras palabras, el requisito principal del arrepentimiento es que atesores a Dios con todo lo que eres y que atesores a Jesús más que a cualquier otra persona.

Christian life crisis prayer to god. Woman Pray for god blessing

¿POR QUÉ LAS AMENAZAS DE JESÚS DICIENDO QUE MORIREMOS?

La razón por la que Jesús dijo que todos pereceremos igual- mente si no nos arrepentimos es que todos hemos cambiado el tesoro que es Dios por cosas inferiores que amamos más (Ro 1:22-23), y todos hemos tratado a Jesús como algo menos deseable que el dinero, el entretenimiento, los amigos y la familia.

La razón por la que todos merecemos perecer no es que hayamos incumplido una lista de reglas, sino que hemos des- preciado algo que es infinitamente valioso: todo lo que Dios es para nosotros en Jesucristo.

ABRAMOS LOS OJOS A NUESTRAS PREFERENCIAS SUICIDAS

El arrepentimiento implica abandonar la preferencia suicida de escoger hojalata en vez de oro, de construir sobre un fundamento de arena y no sobre una Roca sólida, de jugar en el lodo en lugar de pasar unas vacaciones junto al mar. Tal como escribió C. S. Lewis:

Somos criaturas mediocres que se enredan con el alcohol, el sexo y la ambición, cuando en realidad se nos ofrece un gozo infinito. Somos como un niño ignorante que quiere seguir jugando con lodo en una pocilga solo porque no puede imaginar el significado de la oferta de unas vacaciones junto al mar. Nos contentamos con demasiada facilidad.

El “gozo infinito” que menciona Lewis es la experiencia de ver, probar y compartir el valor, la belleza y la grandeza de Cristo.

IMPULSADOS A CONFIAR EN CRISTO

Lo que Dios está haciendo con el coronavirus es mostrándonos —gráfica y dolorosamente— que nada en este mundo da la seguridad y satisfacción que solo podemos encontrar en la grandeza y el valor infinito de Jesús.

Esta pandemia global nos quita la libertad de movimiento, detiene nuestras actividades económicas y no nos permite relacionarnos cara a cara. Nos quita nuestra seguridad y comodidad. Y, al final, puede quitarnos la vida.

La razón por la que Dios nos expone a pérdidas como estas es que quiere impulsarnos a confiar en Cristo. O para decirlo de otra manera, la razón por la que Él usa las calamidades para ofrecernos a Cristo es que la grandeza suprema de Cristo brilla con más fuerza cuando Cristo nos mantiene gozosos en medio del sufrimiento.

EL REGALO DE LA DESESPERACIÓN

Considera, por ejemplo, la razón por la que Dios permitió que Pablo llegara a perder la esperanza de salir con vida:

Hermanos, no queremos que desconozcan las aflicciones que sufrimos en la provincia de Asia. Estábamos tan agobiados bajo tanta presión que hasta perdimos la esperanza de salir con vida: nos sentíamos como sentenciados a muerte. Pero eso sucedió para que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios, que resucita a los muertos (2Co 1:8-9).

Pablo no vio esta situación desesperada como algo satánico o como una casualidad. Fue algo con propósito.

Este es el mensaje del coronavirus: dejen de confiar en ustedes mismos y busquen a Dios. Ustedes ni siquiera pue- den evitar la muerte; Dios puede resucitar a los muertos.

El coronavirus nos llama a convertir a Dios en la realidad más importante de todas las áreas de la vida. Nuestra vida de- pende más de Él que del aire que respiramos. Y Dios a veces nos quita ese aire para impulsarnos a buscarle.

EL SIGNIFICADO DE LAS ESPINAS

O considera el propósito que Dios quería lograr en la vida de Pablo por medio de la dolorosa espina en su carne (2 Cor. 12:7-9).

No sabemos cuál es la espina, pero sabemos que fue dolorosa y que Pablo le pidió tres veces al Señor que se la quitara. Pero Él no lo hizo, pues tenía un propósito con ese dolor: “Mi poder se perfecciona en la debilidad”.

Su propósito es que sea evidente, a través de la fe y el gozo inquebrantable de Pablo, que Dios es más valioso que la salud. Y ¿cuál fue la respuesta de Pablo a este propósito? “Gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades”.

¡Gustosamente! ¿Cómo es eso posible? ¿Por qué está dispuesto a aceptar esta espina con gusto? Porque su meta principal en la vida es que Cristo sea glorificado en él, sea que viva o muera (Fil 1:20). El gozo de Pablo era ver la belleza de Cristo, apreciar a Cristo como su mayor tesoro y mostrar al mundo que Cristo es mejor que la salud y la vida.

GANANCIA EN LA PÉRDIDA

En parte, Pablo aceptó la pérdida gustosamente porque en ella ganaba a Cristo más plenamente:

Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por Él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo (Fil 3:8).

La pandemia del coronavirus nos lleva a experimentar pérdidas, desde la pérdida más pequeña de comodidad hasta la pérdida más grande de la vida. Y si conocemos el secreto del gozo de Pablo, podemos experimentar la pérdida como una ganancia. Eso es lo que Dios le está diciendo al mundo. Arrepiéntanse y realineen su vida con el valor infinito de Cristo.


Este es un resumen del 9no capítulo del libro, sobre los “seis caminos” o razones por las que Dios ha enviado el coronavirus al mundo; lo que está haciendo a la luz de las Escrituras.

Originalmente en inglés, “Coronavirus and Christ”, recientemente lanzado por el Pastor John Piper, para descarga gratuita en el sitio web de su ministerio, www.desiringgod.com

Continúan en el siguiente post los capítulos posteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s