¡No seas una hoja seca!

el

image

Sentir tedio de ir a la iglesia, criticarla por sus fallas y hasta perjudicarla adrede pero ‘profesar’ la fe, es lo mismo que decirle a Jesús: “Señor, te quiero a ti, pero a tu esposa no la soporto”.

Efesios 5:23b Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

El cuerpo que está separado de la cabeza, como le escuché a un pastor dominicano, tiene que estar entonces en un banco de órganos, porque un cuerpo que funciona y crece está irremediablemente pegado a la cabeza.

Si no estás amando a la iglesia no te has dado cuenta que, como cristiano, tú mismo eres iglesia; o peor, no te estás deleitando en Cristo, no estás amando al esposo.

Los argumentos brotan cuando la Palabra confronta, pero el que es hijo sabe que es más dulce ser humillado y restaurado por su Señor que permanecer como necio y más seco que una hoja en otoño.

@virgisaescribe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s