tuliP: Perseverancia de los santos

el

Escribiendo a los Filipenses, Pablo dice: “que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.” (Fil. 1:6). Ahí está la promesa de Dios de que lo que El comienza en nuestras almas, Él tiene la intención de terminar. Así que el viejo axioma de la teología reformada por la perseverancia de los santos es la siguiente: Si lo tienes, es decir, si usted tiene una fe genuina y se encuentran en un estado de gracia salvadora, nunca lo perderá. Si lo pierdes, nunca lo tuviste.

Sabemos que muchas personas hacen profesión de fe, luego se alejan y repudian o se retractan de esas profesiones. El apóstol Juan señala que hubo quien dejó la compañía de los discípulos, y dice de ellos: “Salieron de nosotros, pero en realidad no eran de nosotros” (1 Juan 2:19). Por supuesto, estaban con los discípulos en cuanto a las apariencias externas antes de partir. Habían hecho una profesión externa de fe, y Jesús deja en claro que es posible para una persona hacer esto incluso cuando no posee lo que él profesa. Jesús dice: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí” (Mateo 15:8). Jesús advierte incluso al final del Sermón del Monte que en el último día, muchos vendrán a Él, diciendo: “Señor, Señor, ¿no hicimos esto en tu nombre? ¿Acaso no lo hicimos en tu nombre?” El los manda lejos, diciendo: “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mateo 7:23). Él no va a decir: “Yo te conocí por una temporada y luego te echaste a perder y me traicionaste. No, nunca fuiste parte de mi iglesia invisible.” Todo el propósito de la elección de Dios es llevar a Su pueblo a salvo a los cielos,. Por lo tanto, lo que El comenzó promete terminarlo. Él no solo inicia la vida cristiana, sino que el Espíritu Santo está con nosotros como el santificador, el convencedor, y el ayudante para garantizar nuestra preservación.

Los verdaderos cristianos pueden tener caídas radicales y serias pero nunca caerán total y definitivamente de la gracia. — RC Sproul

Quiero subrayar que esta permanencia en la fe no se basa en nuestra fuerza. Incluso después de que somos regenerados, todavía caemos en pecado, incluso en pecado grave. Nosotros decimos que es posible para un cristiano experimentar una caída muy grave, hablamos de reincidencia, hablamos de los lapsos morales, y así sucesivamente. No puedo pensar en ningún pecado, con excepción de la blasfemia contra el Espíritu Santo, que una verdadera conversión cristiana no sea capaz de cometer.

Miramos, por ejemplo, en el modelo de David en el Antiguo Testamento. David era sin duda un hombre conforme al corazón de Dios. Sin duda era un hombre regenerado. Él tenía el Espíritu de Dios en él. Él tenía un amor profundo y apasionado por las cosas de Dios. Sin embargo, este hombre no sólo cometió adulterio, sino también estuvo involucrado en una conspiración para matar al marido de su amante en la guerra, que era en realidad una conspiración para asesinar. Eso es un asunto serio. A pesar de que vemos el nivel grave de arrepentimiento al que David fue traído como resultado de las palabras del profeta Natán a él, el punto es que David cayó, y cayó en serio.

DIGITAL CAMERA

El apóstol Pablo nos advierte en contra de tener una vista engreída de nuestra fuerza espiritual. Él dice: “Así que, todo aquel que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Cor. 10:12). Si caemos en actos muy graves. El apóstol Pedro, incluso después de haber sido advertido, rechazó a Cristo, jurando que nunca lo conoció, una traición pública de Jesús. Él cometió traición contra su Señor. Cuando estaba siendo advertido de esta posibilidad, Pedro dijo que nunca iba a suceder. Jesús dijo: “Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos.” (Lucas 22:31). Pedro cayó, pero regresó. Fue restaurado. Su caída fue por una temporada. Es por eso que decimos que los verdaderos cristianos pueden tener caídas radicales y serias pero nunca caerán total y definitivamente de la gracia.

Creo que esta pequeña frase, la perseverancia de los santos, es peligrosamente engañosa. Sugiere que la perseverancia es algo que hacemos, tal vez en y por nosotros mismos. Yo creo que los santos perseveran en la fe, y que aquellos que han sido llamados eficazmente por Dios y hemos sido regenerados por el poder del Espíritu Santo, perseveran hasta el fin. Sin embargo, no perseveran, porque son tan diligentes en hacer uso de la misericordia de Dios. La única razón que podemos dar de por qué cualquiera de nosotros continúa en la fe se debe a que hemos sido preservados. Por eso prefiero el término la preservación de los santos, ya que el proceso por el cual somos guardados en un estado de gracia es algo que es llevado a cabo por Dios. Mi confianza en mi preservación no está en mi capacidad de perseverar. Mi confianza se apoya en el poder de Cristo para sostenerme con Su gracia y por el poder de Su intercesión. Él nos va a llevar a salvo a casa.

Dr. R.C. Sproul nació en 1939 en Pittsburgh Pennsylvania. Es presidente de Ligonier Academy of Biblical and Theological Studies y fundador del ministerio que inició en 1971 como el Ligonier Valley Study Center en Ligonier, Pennsylvania.
Fuente original: Soldados de Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s