Tulip: Depravación Total

el

La doctrina de la depravación total refleja el punto de vista reformado del pecado original. Ese —pecado original— es un término a menudo mal entendido en el campo popular. Algunas personas asumen que el término pecado original debe referirse al pecado, la primera transgresión original que todos hemos copiado en muchas maneras diferentes en nuestras propias vidas, es decir, el primer pecado de Adán y Eva. Pero eso no es lo que el pecado original se refiere históricamente en la iglesia. Más bien, la doctrina del pecado original define las consecuencias para la raza humana a causa de aquel primer pecado.

No somos pecadores porque pecamos. Pecamos porque somos pecadores. — RC Sproul

Virtualmente todas las iglesias históricamente que tienen un credo o una confesión han acordado que algo muy grave le pasó a la raza humana como consecuencia del pecado —que el primer pecado resultó en el pecado original. Es decir, como consecuencia del pecado de Adán y Eva, toda la raza humana cayó, y nuestra naturaleza como seres humanos desde la caída ha sido influenciada por el poder del mal. Como declaró David en el Antiguo Testamento: “He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.” (Sal. 51:5). No estaba diciendo que era pecaminoso por que su madre tuvo hijos, ni estaba diciendo que había hecho algo mal por haber nacido. Más bien, fue el reconocimiento de la condición humana de la naturaleza caída —esa condición que era parte de la experiencia de sus padres, una condición que él mismo trajo a este mundo. Por lo tanto, el pecado original tiene que ver con la naturaleza caída de la humanidad. La idea es que no somos pecadores porque pecamos, sino que pecamos porque somos pecadores.

En la tradición Reformada, la depravación total no significa depravación completa. A menudo usamos el término total como sinónimo de absoluta o por completo, por lo que la idea de la depravación total evoca la idea de que cada ser humano es tan malo como esa persona podría ser. Se podría pensar en un archienemigo de la historia, como Adolf Hitler y decir que no había absolutamente ninguna virtud redentora en el hombre, pero tengo la sospecha de que tenía un poco de afecto por su madre. Tan malvados como Hitler era, todavía podemos concebir formas en las que podría haber sido aún más malvado de lo que era en realidad. Así que la idea de totalen la depravación total no significa que todos los seres humanos son tan impíos como les sea posible. Esto significa que la caída fue tan grave que afecta a toda la persona. La condición caída que captura y domina nuestra naturaleza humana afecta nuestro cuerpo, por eso nos enfermamos y morimos. Afecta nuestra mente y nuestro pensamiento, todavía tenemos la capacidad de pensar, pero la Biblia dice que la mente se ha vuelto oscurecida y debilitada. La voluntad del hombre no está en su estado prístino del poder moral. La voluntad, según el Nuevo Testamento, se encuentra en cautiverio. Estamos esclavizados a los malos impulsos y deseos de nuestros corazones. El cuerpo, la mente, la voluntad, el espíritu —de hecho, toda persona— ha sido infectado por el poder del pecado.

word-cloud-web

Me gustaría sustituir el término depravación total con mi designación favorita, que es la corrupción radical. Irónicamente, la palabra radical tiene sus raíces en la palabra latina que significa “raíz,” que es radix, y puede ser traducido raíz o núcleo. El término radical tiene que ver con algo que penetra hasta el núcleo de algo. No es algo que es tangencial o superficial, situado en la superficie. La idea Reformada es que los efectos de la caída amplían o penetran en el núcleo de nuestro ser. Incluso la palabra núcleo en realidad proviene de la palabra latina cor, que significa “corazón.” Es decir, nuestro pecado es algo que viene de nuestro corazón. En términos bíblicos, eso significa que es desde el núcleo o de muy en el centro de nuestra existencia.

Entonces, lo que se requiere para que seamos conformados a la imagen de Cristo no es simplemente pequeños ajustes o modificaciones del comportamiento, sino nada menos que la renovación del interior. Tenemos que ser regenerados, ser creados de nuevo, ser vivificados por el poder del Espíritu. La única manera en que una persona puede escapar a esta situación radical es por el cambio hecho por el Espíritu Santo del núcleo, el corazón. Sin embargo, incluso ese cambio no supera el pecado instantáneamente. La eliminación completa de los pecados espera nuestra glorificación en el cielo.

Aquí dos maravillosas predicaciones de este mismo tema:

1. Pastor Sugel Michelen

2. Pastor Miguel Núñez

En el próximo post, vamos a considerar la U en TULIP, la elección incondicional.

Dr. R.C. Sproul nació en 1939 en Pittsburgh Pennsylvania. Es presidente de Ligonier Academy of Biblical and Theological Studies y fundador del ministerio que inició en 1971 como el Ligonier Valley Study Center en Ligonier, Pennsylvania.

 

Fuente original: Soldados de Jesucristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s