Charles Spurgeon y la oración

el

Cuando ores al Señor, dile lo que necesitas… No vengas con una fingida modestia delante de Dios. Ve de inmediato al punto; habla honestamente con Él. Él no necesita de un circunloquio como el que usan constantemente los hombres … Declara tus necesidades con las palabras que naturalmente broten de ti. Serán las mejores palabras, puedes estar seguro de ello.

Las palabras de Abraham eran las mejores palabras para Abraham, y las tuyas son las mejores para ti. NO NECESITAS ESTUDIAR TODOS LOS TEXTOS DE LA ESCRITURA PARA ORAR JUSTO COMO JACOB Y ELÍAS LO HICIERON. Si lo haces, no los imitarías. Podrías estarlos imitando literal y servilmente, pero no tendrías el alma que sugirió y animó sus palabras. ORA UTILIZANDO TUS PROPIAS PALABRAS. Habla claramente con Dios; pide de inmediato lo que necesitas…

Hermanos, me encantaría quemar todo el cúmulo de viejas oraciones que hemos estado usando estos últimos cincuenta años. Ese “aceite que va de vasija en vasija,” … y todas esas otras citas que hemos estado fabricando, y dislocando, y copiando de hombre a hombre. Yo quisiera que vengamos a hablar con Dios, simplemente desde lo profundo del corazón. Sería algo grandioso para nuestras reuniones de oración…A menudo, porque he decidido NO ORAR SEGÚN CUALQUIER FÓRMULA CONVENCIONAL, la gente ha dicho: “¡ese hombre no es reverente!” MI QUERIDO AMIGO, TÚ NO ERES EL JUEZ DE MI REVERENCIA. ANTE MI PROPIO SEÑOR, ME SOSTENGO O CAIGO. No creo que Job haya citado a alguien. No creo que Jacob haya citado al viejo santo en el cielo: a su padre Abraham. No encuentro que Jesucristo citara la Escritura en oración. Ellos no oraban con palabras de otras personas, sino que usaban sus propias palabras. Dios no quiere que vayan recogiendo esas excelentes pero muy enmohecidas especias del antiguo santuario. Él quiere el aceite nuevo, acabado de destilar del fresco olivo de su propia alma. Él quiere especias e incienso, no de los viejos cofres, donde han permanecido por tanto tiempo que han perdido ya su olor, sino que quiere incienso fresco, y mirra fresca, traídos del Ofir de la experiencia de su propia alma.

Procuren mucho orar realmente, NO APRENDAN EL LENGUAJE DE LA ORACIÓN, SINO BUSQUEN EL ESPÍRITU DE LA ORACIÓN, y que Dios Todopoderoso les bendiga, y les haga más poderosos en sus súplicas.”- Charles Spurgeon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s