“Allúdame, por fabor”

el

Por Virginia Larrazábal

 

Hoy día con tanto avance tecnológico, redes sociales y aplicaciones se puede uno dar cuenta fácilmente de que la gente escribe como piensa y, en muuuchos casos, la situación es grave (jajajá)…el desinterés por la lectura se traduce en falta de cultura y, por consiguiente, poco o nada de preocupación por la manera de escribir.

wpid-img_15438862946327.jpegProbablemente soy una maniática de la ortografía, más aún porque si no lo fuera diría que saqué mi título profesional de una caja de Corn Flakes 😂…y puede ser una tontería para algunos, pero estoy segura que mucha gente se ha sentido como Condorito cuando una persona que realmente te agrada te envía un mensaje así: “¿q ases? Ahi q linda te veias. Cuando valla te aviso” es en ese momento pienso “¿tendría tanta hambre que se comió la u y la e? ¿Será que no fue a la clase explicaron la diferencia entre el Ay, hay y ahí? ¿Nunca le compraron el librito de acentuación?”…no es que sea esnob, les prometo que no, pero es que se empeñan en darme en toda la RAE ¡jajajá!

Investigando por aquí y por allá, encontré que Islandia es uno de los países más felices y pacíficos del mundo…¡ni siquiera tienen ejército!. Sus ciudadanos leen, aproximadamente, 40 libros al año y sólo en Reykjavic, la capital, hacen vida alrededor de 10.000 autores que publican sus obras en islandés para defensa de su idioma.

Decía Nelson Mandela: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”, y vaya que tenia razón. Vivo en un país donde el tráfico se traduce en una selva de insultos realmente ensordecedora, donde hay más interés en los concursos de belleza que en los de poesía, donde las ideas se combaten con balas y para colmo hasta han quitado a Dios de las escuelas e introducido el adoctrinamiento político como base de formación de la generación de relevo. ¡Inaudito!

Sigo citando, esta vez a Marco Tulio quien dijo acertadamente, “Aquel que no conoce su propia historia está condenado a repetirla”…hay que despertar el interés de no quedarse con la duda ni mucho menos con conocimiento impuesto, ¿por qué no ahondar un poco más y constatar que lo que te han dicho, lo que has creído y  adoptado como estilo de vida es certero? ¡Ojo! No es un llamado a la rebelión, el punto es que es necesario sustituir algunas horas del Candy Crush por un libro, un documento PDF, la Wikipedia o un simple folleto informativo, siempre y cuando sea para culturizar nuestras mentes globalizadas. Replicando las palabras de Sor Juana Inés de la Cruz, hay que leer “no para ser más inteligentes sino para ignorar menos cosas”, para que tu amor no se decepcione cuando le escribas una carta con el sentir de Romeo pero la ortografía de un chino aprendiendo español, o peor, de uno que ha pasado por la universidad pero la universidad no ha pasado por él.

Rescatemos nuestro idioma, ejercitemos el músculo llamado cerebro, cultivemos una sociedad civilizada y salvemos nuestro país. Shalom.

Sin Elle

 

@Virgisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s