Venezuela, ¿Ya despertaste?

el

Las crisis han representado a lo largo de la historia, desde los tiempos bíblicos, la oportunidad de Dios para glorificarse. Leía el libro de Ezequiel y me dí cuenta de que, después de incontables intentos de Dios para llamar la atención de su pueblo al cual amaba, para que se volvieran a Él y se arrepintieran de sus pecados, no tuvo más remedio que usar el sufrimiento.

Piénsenlo bien, Dios estaba tan determinado en cumplir su propósito en esa nación, que aún se valió de permitirles vivir circunstancias muy duras y adversas para que así, finalmente, ellos despertaran y alzaran sus ojos al cielo. Es triste darse cuenta de que tenemos que llegar al extremo para que la iglesia, y todos los ciudadanos venezolanos, recurramos al único en quien hay salvación.

 

El Salmo 146:3-5 dice

 “No pongan su confianza en hombres importantes, en simples hombres que no pueden salvar, pues cuando mueren regresan al polvo, y ese mismo día terminan sus proyectos. Feliz quien recibe ayuda del Dios de Jacob, quien pone su esperanza en el Señor su Dios”.

 

Como ciudadanos, todos tenemos derecho al libre pensamiento; cada quien puede o no tener su tendencia, pero en algo sí hay que estar claros: sea quien sea el mandatario nacional, DIOS ES EL REY y Él no ha dejado nunca de tener el control, ¿o creen que Él estaba ajeno a las calamidades del pueblo en tiempos de Ezequiel? ¡No! Él mismo, en su Soberanía, estaba guiando a la gente a un punto en el cual no tuvieron más salida que buscarlo a Él.

 

Se habla mucho de que Venezuela por fin ha despertado, pero realmente despertaremos del letargo y el sueño profundo cuando entendamos que la voluntad de Dios es habitar en medio nuestro, que le conozcamos, que pongamos nuestra confianza en Él y que, a los que le aman, todas las cosas obran para bien. (Romanos 8:28).

1509927_748337698511402_404119611_n

¿QUEREMOS SABER QUÉ ES LO QUE QUIERE DIOS? ¡Dejemos entonces de clamar al aire! Dejemos de dudar de un Dios desconocido y desempolvemos la biblia. No hay necesidad de buscar experiencias místicas en busca de las respuestas que Él ya dejó escritas. A. Pink dijo “Donde no hay conocimiento de las escrituras, no hay conocimiento de Dios”. Prestemos pues atención.

 

2 Crónicas 7:14

 “Y si mi pueblo, el pueblo que lleva mi nombre, se humilla, ora, me busca y deja su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré sus pecados y devolveré la prosperidad a su país”.

 

Es tiempo ya de darnos cuenta que Dios ha tenido y aún tiene misericordia para nosotros, cada mañana renovadas, pese a los disturbios, la división y el blackout mediático, Dios es suficientemente poderoso para sanar la tierra que nos parió, pero es necesario que cada uno tome parte en la responsabilidad individual que nos corresponde; es necesario darse la vuelta y regresarnos, es menester arrepentirnos y apartarnos de la mentira, la envidia, la maldicencia, la inmoralidad sexual, de los homicidios, el adulterio, el robo, la drogadicción, el alcoholismo, la idolatría, la incredulidad, la corrupción…vivimos echándole la culpa al gobierno pero, ¿qué hay de nosotros? ¡Todos somos responsables! Tome pues cada uno la decisión de examinar su propia vida y reflexionar en cuál ha sido su cuota de culpabilidad en la calamidad nacional, y luego corramos desesperadamente al Dios vivo, al Dios único, al Dios que tiene los brazos abiertos para recibirnos, limpiar nuestra vida de toda inmundicia y enderezar nuestros pasos hacia un camino lleno de la plenitud y la vida abundante que solo se halla en Jesucristo.

 

Venezuela quiere paz, quiere libertad, pero la verdad es Jesús y Él dijo: CONOCERÁN LA VERDAD Y LA VERDAD LOS HARÁ LIBRES (Juan 8:32). Conozcámosle pues y caminemos hacia la verdadera libertad.

 

Ojalá que, de todos los que quizá me leen, haya uno que sea tocado por este mensaje y se decida de una buena vez, porque no son mis palabras, es el sentir de Dios para todos. Bendiciones.

 

Imagen1

Virginia Larrazábal

@virgisaescribe

Un comentario Agrega el tuyo

  1. camino de vida dice:

    amen gloria a Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s