¿Podrías apresurarte un poco?

el

Por Ruth Harms Calkin

 

Señor, sé que son incontables las veces que debo esperar con paciencia por ti.

La espera desarrolla paciencia.

Ella fortalece mi fe y hace mayor mi dependencia de ti.

 

Sé que eres un Dios soberano,

no un muchacho para hacer mandados que acude cuando chasqueo mis dedos.

Sé que tu tiempo está hermosamente empacado en tu sabiduría incomparable.

 

Pero, Señor, ¡tú has mandado la oración para obtener respuestas!

Aun David el Salmista clamó con confiada osadía:

“Es ya tiempo, Señor, de que tú actúes”.

 

Dios, en esta silenciosa mañana sin sol,

cuando por todos lados me rodean problemas,

yo también clamo osadamente. Tú eres mi Padre, y yo soy tu hija.

Siendo así, Señor, ¿podrías apresurarte un poco?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s